fbpx

Arregla tu presente desde tu futuro.

Parece un tema que no es real. ¿Cómo puedes resolver tu presente desde tu futuro? Créeme que lo mismo pensé yo cuando escuché por primera vez esta idea. Sin embargo, no la juzgué, simplemente me dejé llevar.

Nosotros los vendedores, que continuamente estamos trabajando por resultados económicos inmediatos, tenemos uno de los más grandes enemigos que pueda existir, que haya existido o que existirá: El desánimo o desaliento por continuar. 

¿Cuando inicia el desánimo? Surge en el momento que perdemos el enfoque en la meta o en los sueños y nos empezamos a enfocar en los malos resultados o en la carencia, en lo que nos aqueja o en lo que no tenemos. O bien, simplemente en lo que no podemos lograr. Cuando nuestra mente o nuestra atención se centra en estos temas, el pensamiento se vuelve una fuente de ideas negativas que nos impide ver más allá de lo que está sucediendo. Y claro, como es lógico, la suma de pensamientos negativos desemboca en emociones negativas que nos hacen sentir que estamos perdidos y nos invita a renunciar, a dejar de intentarlo, a buscar otros caminos aunque no nos agraden.


El desánimo es producto de intentar las cosas una y otra vez , sin lograr los resultados deseados. Es el resultado de generar acciones que apaguen incendios, acciones que no construyan caminos sino que se limitan a buscar la sobrevivencia. De hecho, cada pensamiento que se da en esta etapa, tiene el poder de convertirse en una historia que te impida seguir adelante.

Cuando el pensamiento, que es fuente de nuestras emociones, está enfocado en el dolor, la tristeza, la queja o la carencia, es muy difícil decir que tus emociones ante estas ideas podrán ser positivas. De hecho, las emociones disparan los neurotransmisores que se convierten en salud, bienestar, alegría y paz, o bien en enfermedades, malestar, tristeza y ansiedad.

Basado en lo anterior, puedo afirmar que la pregunta correcta no es cómo te sientes, sino ¿Qué estás pensando?

Hay un reto que se desprende de esto, y es que debemos trabajar a consciencia sobre nuestros pensamientos, porque los pensamientos son la fuente de la abundancia de vida o de veneno en nuestro ser.

La siguiente pregunta que puedes tener en tu mente, pensaría yo, que es muy lógica: Y entonces ¿Qué puedo hacer para solucionarlo y salir de ese estado y mejorar mis resultados?

Aquí es donde entra el título de este pequeño artículo: Permite que tu futuro te ayude en tu presente.

Te voy a invitar a que hagas un ejercicio conmigo. Al terminar de leer este artículo, busca un espacio tranquilo donde puedas estar cómodo y tranquilo para que puedas cerrar los ojos y volar por el tiempo hasta tu futuro. ¿Qué hay en tu futuro? Estás tú convertido en tu mejor versión. Imagínate a ti mismo habiendo cumplido todos y cada uno de tus sueños, es claro que para que este ejercicio funcione, debes tener claridad de a dónde deseas llegar. No te limites a pensar en tema financiero y material. Hazlo de una manera integral.

En mi caso, tengo el sueño de alcanzar millones de personas en América Latina para ayudarles a mejorar tanto sus vidas como sus resultados en los negocios, con la única finalidad de que puedan transformar sus vidas y convertirse en las personas que siempre han deseado ser. Al mismo tiempo, como mi trabajo es virtual, me imagino viviendo en una casa de montaña, con un clima extraordinario, acompañado de la mujer que amo y recibir en las navidades la visita de mi hijo, su esposa y por supuesto, de mis nietos. Imagino caballos, prados verdes, una chimenea en la sala de esa casa construida de madera, en la que la habitación principal tiene un ventanal que me permita contemplar cada amanecer. Quiero, a un costado de la casa, un pequeños estudio que anide cada uno de los libros que he leído, donde pueda escribir, seguir creando programas y tener contacto con mi comunidad hasta el día que muera. Seguir trabajando desde la paz de mi hogar, en la montaña, que seguramente estará cerca de un pequeño poblado en el que, con total seguridad, existirá una manera de ayudar a esa comunidad. El triunfar en mis sueños de negocios, me permitirá tener el tiempo para dedicarme a la familia y a otro sin fin de actividades. 

Podría contarte más, porque lo he visto una y mil veces en mi mente, sin importar lo lejos que me encuentre en este momento de ese escenario. Sin embargo, no se trata de mi sueños, se trata del tuyo. Te lo he comentado parea poder ejemplificar lo que deseo que tú hagas.

¿Cuál es el objetivo de este ejercicio? Permíteme que te cuente.

Al visualizarte como la persona en la que te deseas convertir, con todo lo que deseas en tu vida: Amor, familia, abundancia, prosperidad, espiritualidad, donación, quiero que observes con los ojos cerrados lo siguiente. 

1. ¿Cómo te comportas siendo la persona que siempre has deseado ser? 

2. ¿Qué piensas de la vida, de las oportunidades, del éxito?

3. ¿En qué ocupas tu tiempo? ¿A quién ayudas?

4. ¿Cómo disfrutas tus momentos de intimidad, de soledad?

Pero lo que más me importa que puedas responder es:

5. ¿Qué te puede decir tu yo futuro sobre tu situación actual? ¿Qué te pide hacer? ¿Que opina de tus pensamientos, de tus acciones, de tus resultados?

Seguramente te sorprenderán las respuestas.

Cuando logras visualizarte como un hombre o una mujer realizada en cada faceta de la vida, te darás cuenta que el significado de las cosas cambian.

A veces, por no tener los resultados que deseamos, simplemente renunciamos porque ya no sabemos qué más hacer. Esto es porque estamos enfocados en los resultados inmediatos. Sin embargo, llegar a convertirnos en esa persona tan anhelada, es algo que inicia hoy pero se perfecciona en el tiempo, con la repetición constante de las acciones. Eso se llama hábitos.

los buenos hábitos y la disciplina, pero sobre todo la flexibilidad, es lo que permitirá que lleguemos a donde nos hemos prometido llegar. No seas rígido con el método, seguramente existirá otra manera de hacer las cosas, y si modificas lo que haces, modificarás lo que obtienes. Pero ese cambio se da en nuestro interior, no al revés.

Primero cambias tú y después verás el cambio en tu exterior. 

Cuando enfrentas crisis en los negocios, debes buscar hacia tu interior, ¿Y sabes por qué? Porque todos los recursos que necesitas para generar un cambio en tu vida, están dentro de ti.


Cuando te visualizas en un futuro cercano como la persona que siempre soñaste, es algo maravilloso. Pero esa persona no llegó mágicamente ahí. Ese cambio se da en tu presente, cuando decides dejar la queja de lado, y buscas con total compromiso, provocar los resultados que deseas.

En tu interior está la capacidad de cambiar, de evolucionar, de aprender nuevas formas de hacer las cosas. Pero convertirte en la persona que deseas ser, es algo que debes hacer desde hoy.

No veas únicamente un presente que no te gusta. Observa un presente que es una oportunidad para llegar a ese lugar en la vida en el que te has podido visualizar. Vive como si has logrado lo que siempre has deseado, compórtate como si ya tienes todo lo que has soñado, y vive como si este fuera tu ultimo día, es decir, dando todo lo que hay en ti para generar un legado hacia los demás.

Deja la queja y abraza el agradecimiento, porque tienes el tiempo de aprender. ¿Deseas vender más? aprende a vender ¿Deseas siempre contar con dinero? Aprende a ahorrar y a invertir. Aprende lo necesario para salir de dónde estás.

Recuerda que el pasado ha muerto, y si en el pasado fracasaste, eso jamás te definirá. Haz que las cosas sucedan en este momento y enfócate siempre en que cada pequeño paso, te conduce a ese futuro que anhelas. Enfócate en la meta y en lo que disfrutarás tu éxito. Deja que ese futuro anhelado, con la paz necesaria en el corazón y sin ansiedades, sea tu principal aliado en el presente, que te motive a continuar, aún cuando tengas ganas de renunciar.

En ventas todo es aprendido, pero en temas de vida, los recursos que necesitas para generar grandes cambios, están y siempre han estado dentro de ti.